Las navajas del púgil – 12 El monstruo y el guerrero

Scroll down to content

portada 02

El monstruo y el guerrero

-!Wow! Si ese golpe me diera estaría fuera de combate.- Exclamó Roberto impresionado por la fuerza que poseía su entrenador. -Practica y sigue con tu menú de ejercicios.- dijo Gerardo.

Roberto estaba motivado al ver toda la dedicación y planificación que Gerardo y Miguel ponían en su desarrollo pugilístico. Así que entrenó como nunca antes para la final del torneo estatal.

 

El día de la pelea se acercaba y Martínez había perfeccionado el golpe de la gacela, Gera lo felicitó. -Escucha muchacho, el golpe de la gacela es un golpe que usaba Floyd Patterson y también lo empleaba Rocky Marciano para derribar a los pesos pesados y compensar su corto alcance, no es un golpe común y mucho menos en los pesos ligeros, sin embargo, no debes usarlo a menos que sea el momento indicado, si te dan un contragolpe la pelea terminará y si caes mal, también tu carrera.- Explicó Gera.

 

-Entonces ¿Debo intentar ganar la pelea sin usarlo?- Preguntó Roberto. -Sí, aunque no lo uses, has incrementado tu velocidad y la fuerza de tus golpes, cuando te quites las polainas verás a qué me refiero.- Contestó Gera y con eso Roberto se dió cuenta de que había estado practicando con las polainas puestas y estaba ansioso por pelear sin ellas.

El fin de semana de la final llegó, partieron a tepic en viernes llegando en la noche de ese día, el sábado los peleadores se pesarían y el domingo sería la pelea. Roberto se quitó las polainas al llegar a la casa de los familiares de Gera, era tiempo de descansar y todos fueron a caminar al centro.

En el centro de la ciudad pudieron ver que había propaganda para la pelea, al parecer mucha gente en la ciudad esperaba el momento. Un poster pequeño con las fotos de Alexis y Roberto, debajo una leyenda que decía “Monzón vs. Martínez. El guerrero ojos zafiro contra el monstruo de ojos esmeralda.”

A Roberto le pareció de muy mal gusto, no por el hecho de que lo retrataron como un monstruo si no por lo cursi de la leyenda.

 

Al día siguiente Roberto fue a pesarse esta ocasión el sería el primero en llegar, se paró en la báscula y todo estaba en orden, los reporteros aprovecharon para hacerle unas preguntas. -¿Qué opina de que se hable de usted como un monstruo?- Encuestó un reportero mientras se alistaba para apuntar la respuesta y otros lo grababan con celulares y cámaras. -Pienso que he hecho un buen trabajo para poder ganarme esa reputación, Soy un boxeador, mi trabajo es ser violento y si es posible desconcentrar y perturbar a mi oponente antes del ring, al final del día solo quiero darles una buen evento y ganarme algo de dinero para vivir.- Dijo Roberto con calma.

La prensa se quedó callada al ver una faceta diferente de Martínez y estaban impresionados por la tranquilidad que el boxeador tenía ante una final estatal. En ese instante llegó Alexis Monzón el siguiente oponente de Roberto y la promesa pugilística de Tepic.

Alexis era un joven de piel clara con un tono rojizo, ojos azules  y cabello dorado, se subió a la báscula y tenía el mismo peso que Roberto. Los entrevistadores le pidieron unas palabras. -Voy a ganar simplemente porque soy mejor.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s

%d bloggers like this: