Las navajas del púgil – 11 De regreso a Sayulita

Scroll down to content

***Hola, aquí les dejo el capítulo 11, me alegra que la historia está avanzando y pronto veremos a peleas muy interesantes y violentas. Gracias a los que se han acompañado a Roberto en su camino.***

 

portada 01
De regreso a Sayulita

Al día siguiente Roberto despertó con varios moretones sobre su cuerpo y aún  estaba adolorido. -Te ves mal muchacho.- Dijo Gera mientras desayunaban. -Sí, creo que estoy más adolorido que cuando tuve el sparring con Sergio.- Contestó Roberto. -Bueno, lo bueno es que ahora tendrás tiempo para descansar un poco, la final será en un mes.- Dijo Mike.

 

-Por cierto ¿Quién pasó a la final?- Preguntó Roberto -Alexis monzón, volvió a ganar por k.o. En el primer round.- Contestó Mike. -Tiene tu mismo récord, peso, alcance y también usa una pose ortodoxa, tiene un estilo muy parecido al tuyo.- Agregó Gera. -La diferencia es que el es conocido aquí y es muy popular. Sumó Mike.

 

-descansa un rato y haz tus maletas, hoy regresamos a Sayulita, en un mes volveremos para la final, tengo que revisar el gimnasio y tu tienes que ir a la escuela.- Dijo Gerardo al terminar el desayuno.

 

Roberto se recostó en la cama y fue golpeado por la realidad. Volvería a Sayulita a dormir en un duro cuadrilátero, a ponerse al corriente con las tareas de su escuela, volver a una familia que no lo apoya y entrenar para ganar una pelea que será olvidada y donde posiblemente todos quieren que pierda.

 

Al volver Gerardo le entregó unas polainas a Roberto. -Pontelas, al ser honesto Alexis está en un nivel superior al tuyo, pero después de este mes lo superarás.- Instruyó Gera. Roberto obedeció y procedió a realizar tareas de la escuela después de un rato se puso a limpiar el gimnasio de boxeo.

 

Roberto usaba las polainas durante el día incluso en la escuela, al terminar iba a comer con Gerardo o Mike y de ahí salía a entrenar.

 

-Muchacho, vas a agregar un round en el costal pesado a tu menú de entrenamiento y solo vas a usar ganchos izquierdos y al terminar todos tus ejercicios haces una serie de sentadillas.- Instruyó Gerardo. Roberto obedeció.

 

-Más rápido, más fuerte, ¡que suene!- Gritaba Mike mientras manopleaba a Roberto, el entrenamiento era duro pero todo el esfuerzo rindió frutos. A solo dos semanas de la final, Roberto estaba listo para aprender un nuevo golpe.

 

Gerardo amarró unas vendas a unos pilares del gimnasio de manera que las vendas estaban a la altura de los hombros de Roberto y cerca de los costales. -Pon atención muchacho, ahora vas avanzar, te agachas para pasar por debajo de la venda, pones tu pierna derecha adelante para impulsarte y en seguida avanzas dando un salto hacia adelante y al mismo tiempo tiras un gancho.- Roberto estaba algo confundido por las instrucciones. -Muy bien, te mostraré.- Dijo Gerardo y en seguida avanzó por debajo de la venda como si estuviera evadiendo un golpe, sus pies se elevaron un poco y mientras caía hacia adelante golpeó el costal levantándolo por la fuerza del impacto.

 

-Ese es un golpe de gacela, un golpe que puede noquear al contrincante, solía acabar mis peleas con este golpe y ahora te lo paso a ti.- Exclamó Gerardo.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s

%d bloggers like this: