Las navajas del púgil – 10 Martínez vs. Quiñones

Scroll down to content

*** Hola, no pude subir el capítulo el día de ayer por la sencilla razón de que se me olvido pensé que ayer era miércoles… Una disculpa y en agradecimiento por su espera les traigo el ¡capítulo 10! ya 10 episodios de está historia eso me emociona para escribir más ya que apenas empieza lo bueno, muchas gracias por su apoyo.
Aprovecho este espacio para agreder al canal Skullycat por su fanart de Roberto 😀

***

portada 02

Martínez vs. Quiñones

El evento estaba por comenzar, ambos boxeadores en el ring y la arena chevrolet estaba llena, no había ningún asiento vacío. -Damas y caballeros iniciará el primer evento de la noche, la semifinal del torneo estatal de boxeo Nayarita.- Exclamó el presentador y conforme a sus palabras eran emitidas la audiencia quedaba callada. -En la esquina roja, de Bahía de banderas, con 4 victorias por knockout y ni una sola derrota, ROBERTO MARTÍNEZ.- Gritó el presentador y unos cuantos aplausos se escucharon.

 

-En la esquina azul, nacido en esta tierra, Salvador “El maistro” Quiñones.- Dijo el presentador con admiración, el público enloqueció. Salvador levantó los brazos y señaló con uno de sus puños a su hijo que estaba en primera fila. Roberto notó esto.

 

Ambos boxeadores se acercaron al centro del ring con el árbitro y el presentador. – La pelea se disputará a 6 rounds con límite de 3 caídas.- Anunció el presentador. -Nada de golpes bajos, no golpes de conejo, quiero una pelea limpia.- Explicó el árbitro mientras ambos peleadores chocaban guantes. Todo listo, suena la campana e inicia la pelea.

Roberto se acerca y lanza 2 jabs veloces que conectan en el rostro de Salvador, Roberto retrocede, Quiñones intenta acercarse con una guardia baja y recibe otro 2 jabs, Roberto se aleja con su juego de piernas. Salvador se planta en el centro del ring. Roberto pica el anzuelo, se acerca, lanza un jab, lanza otro y Salvador contesta con un uppercut muy abierto. Roberto lo esquiva, conecta otro jab y se retira.

-¡Eso muchacho! Mantén tu distancia.- Le gritó Gera. Jab trás jab, Martínez sigue conectando golpes y alejándose. -Estudiaron bien al Maistro.- Dijo molesto el segundo de Quiñones. -Venimos a verte pelear, no correr.- Gritó un hombre del público enojado. -Ya partanse la madre.- Exclamó una señorita.

 

Quiñones sigue lanzando grandes combinaciones muy abiertas, Roberto las esquiva y conecta jabs. El Maistro lanza un gancho de derecha y conecta sobre los brazos de su oponente, la defensa de Roberto queda destrozada, Quiñones contesta con un golpe recto y Martínez lo esquiva pero puede sentir el viento que seguía al guante cortando su cara. Quiñones lanza un uppercut pero su oponente retrocede y lo evade.

Martínez lanza 2 jabs al rostro de su rival mientras se aleja. Salvador lo sigue y dispara un gancho de derecha, Roberto contesta con un contragolpe de izquierda y salvador retrocede, Roberto lo sigue y uno, dos, tres jabs logra conectar. La campana suena y el primer asalto termina, ambos luchadores regresan a sus esquinas.

 

-Mueve más las piernas güero, esos jabs más rápidos.- Sugirió Gerardo. -Cuídate de las esquinas, ahí te va querer.- Agregó Mike acercándole agua a Roberto. -Sus golpes dan miedo y su cuerpo se siente como una pared, no es normal.- Dijo Roberto se enjuagó la boca y luego escupió en un balde de metal.

 

-Tira más golpes, avientate y busca la distancia corta.- Dijo el entrenador de Salvador en la esquina azul. -¿Puedes ver bien?- Preguntó otro de los segundos notando el ojo derecho de Salvador un poco hinchado. -Sí estoy bien.- Contestó Salvador.

 

-¡Segundos fuera!- Exclamaron justo antes de que la campana sonara anunciando el segundo round.

 

Salvador se disparó con toda su velocidad aprovechando que Roberto estaba en su esquina. Martínez intenta salir pero Salvador lanza un gancho que arrastra a Roberto de vuelta a la esquina. Quiñones lanza una combinación, gancho de izquierda, golpe recto, uppercut izquierdo, otro golpe recto, todos impactan en el cuerpo de Roberto.

Roberto intenta cubrirse pero los golpes son muy poderosos. Martínez toma una pose peek-a-boo y moviendo su cintura y caderas inicia a evadir golpes.

Jab de Salvador, uppercut de Roberto, gancho de Salvador, gancho al hígado de Roberto, Recto de Salvador, Roberto se agacha y después lanza una ráfaga de jabs en la cara de Quiñones. -Maldita sea, ¡sal de la esquina!- Gritó Gera al ver a su boxeador ser molido a golpes justo a unos centímetros de él. El intercambio de golpes continua de una manera feroz sin embargo Salvador comienza retroceder.

Gancho de Salvador, contragolpe izquierdo de Roberto, Un golpe abierto de Quiñones pero Martínez vuelve a contragolpear. -¿Le esta ganando a Salvador en el terreno corto?- Se preguntó el entrenador de la esquina azul espantado por la idea. Roberto conecta un poderoso recto de derecha en el rostro de Salvador y sangre saltaba por todos lados.

Roberto sonríe y se aleja, Salvador intenta seguirlo con un ojo derecho hinchado y un corte en su párpado. Roberto lanza jabs, todos sobre la herida de su contrincante. Este era el plan que Martínez tenía para noquear a su contrincante, dirigir la mayoría de sus golpes a una sola zona, el ojo derecho de Salvador.   

Quiñones lanza un gancho pero el boxeador de la esquina roja lanza un contragolpe de derecha que deja a su oponente aturdido. El Maistro abre sus piernas para permanecer de pie, la audiencia está espantada tras ver a su luchador con un rostro ensangrentado. Su hijo a punto de romper en llanto. -¡Sí se puede compadre!- Gritaron desde la gradas.

El público comenzó a vitorear. -Maistro, Maistro.- Pero Roberto seguía dominando la pelea. Suena la campana y el segundo asalto termina. Salvador regresa a su esquina escurriendo sangre.

 

Roberto se sienta en su esquina y suspira. -Que no lo pueda tumbar no significa que no pueda noquearlo.- Gera se quedó en silencio. Mike puso una bolsa de hielo en la cabeza de Roberto.

 

Mientras tanto en la esquina azul hacían de todo para detener el sangrado de su boxeador, colocaron piezas de metal helado para reducir la hinchazón, untaron vaselina en el rostro de Salvador. Suena la campana e inicia el tercer asalto.

 

Salvador salió de su esquina con una defensa alta, algo poco usual en el boxeador este comportamiento causó que el público se preocupara aún más. -Tu puedes.- Gritaron desde las gradas, la gente no dejaba de exclamar apoyo pero Quiñones no podía escucharlos su mente estaba concentrada en su enemigo.

Roberto se acercó lanzando jabs tratando de causar que la herida de su oponente sangre, sin embargo Salvador protegía su rostro con sus antebrazos. Entre las veloces combinaciones de Roberto su oponente logra conectar un potente gancho de derecha, Martínez no se detiene y sigue lanzando jabs.

Quiñones tira un golpe con su brazo izquierdo y conecta, Roberto retrocede, al parecer Salvador se había acostumbrado al ritmo de Roberto. -Cálmate, no te apresures.- Gritó Gerardo desde la esquina roja. Roberto escuchó y se alejó de su contrincante.

Martínez continuó con la estrategia del primer round pero Salvador estaba a la defensiva y hacía un buen trabajo protegiendo su ojo derecho. -Estás muy ocupado protegiendo el corte.- Pensó Roberto y lanzó un uppercut al abdomen del boxeador de la esquina azul seguido de un gancho al hígado, pero Salvador no baja la guardia.

Roberto sigue tirando jabs, Salvador contesta con un jab y un golpe recto, Martínez se agacha y tira un jab al abdomen de su oponente, en ese momento Roberto pudo visualizar sobre el abdomen de su rival el neumático que golpeaba durante su preparación para la pelea y de la misma que en los entrenamientos lanza un uppercut izquierdo y se aleja, vuelve y tira un uppercut de derecha en el abdomen de Salvador dejándolo sin aliento, los brazos de su oponente finalmente caen y Roberto lanza un uno-dos que abre la herida y la sangre brota de manera más abundante que la vez anterior.

Salvador se desespera y lanza un golpe el cual Roberto responde con un contragolpe. La mente de Quiñones queda en blanco por un momento el ruido que proviene de las gradas se apaga poco a poco. De repente un gran grito se escucha. -TU PUEDES PAPÁ- Exclamó entre lágrimas Alberto el hijo de Salvador.

Pero Roberto no se iba quedar parado, aprieta ambos puños y con toda su fuerza lanza una rafaga de combinaciones. Jab, jab, recto, gancho izquierdo, uppercut derecho, gancho izquierdo, recto, jab, recto, jab y gancho derecho. El cuerpo de Salvador no puede responder, solo puede pensar en lo mucho que necesita el dinero del premio para su hijo.

 

Juntando todas sus fuerzas Quiñones lanzó un contragolpe de derecha que impacta en la cara de su oponente el cual retrocede y queda doblado por el dolor. Ambos boxeadores suben su guardia y deciden ir al centro del ring para acabar con la pelea, sin embargo el árbitro los separa, un médico se había acercado para interrumpir la pelea y revisar la herida.

 

El público esperaba ansioso mientras el médico del ring revisa a Salvador, notando la profundidad del corte, el flujo de sangre y considerando la vitalidad de su oponente y que la pelea se encontraba solo a la mitad. Con todas las ilusiones del público y mucho pesar. El médico decidió acabar la pelea. Roberto gana por knockout técnico y avanza a la final.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s

%d bloggers like this: