Las navajas del púgil – 07 Rumbo a Tepic

Scroll down to content

*** Buenas  noticias, el capítulo 07 de las navajas del púgil ya está disponible 😀 No se olviden de compartir el capítulo ***

portada 01
Rumbo a Tepic

Cada vez se acercaba más la fecha del torneo, así que era tiempo de partir rumbo a la capital, Roberto, Gera y el gordo Mike empacaron sus maletas e iniciaron su viaje en un carro marrón ya algo viejo. El viaje de Sayulita a Tepic es de un poco más de 2 horas. Por un momento hubo incómodo silencio. -Por cierto güero, ya sabemos quién será tu primer oponente.- Dijo Gera. -Wilfredo Sánchez.- Agregó -¿Es bueno?- Preguntó Roberto. -Bueno tiene más o menos la experiencia que tu, una pelea más que tú, su récord es de 3 victorias y una derrota.- Contestó Gera. -Te irá bien muchacho, actualmente eres mucho mejor que cuando peleaste en la final local. -Agregó Mike sin despegar la vista de la carretera, ya que es quien iba manejando.

 

De nuevo hubo un silencio incómodo y aún faltaba una hora de camino.  -Oigan, ustedes saben mucho de boxeo y no hubiera ganado mis peleas sin sus consejos. Gracias.- Dijo Roberto para romper el silencio. -El mérito también es tuyo muchacho, entrenas muy duro.- Contestó Mike. -Pero tengo una pregunta, ¿Porqué dejaron de boxear? ¿En qué momento lo decidieron?- Preguntó el joven púgil. Gera suspiró -Bueno, en mi caso yo era un fajador, un peleador agresivo, pero recibía muchos golpes en cada pelea, recibí tantos que a veces peleaba en automático y no sabía que ocurría en la pelea.- Dijo Gerardo y una ambiente frío llenó el carro. -Llegué a ser clasificado nacional pero tuve que retirarme antes de una pelea por el título.- Agregó, Roberto no sabía qué decir.

 

-En mi caso, fue algo parecido, yo era un estilista, era rápido y llegue a pelear contra Gera.- Dijo el gordo Mike. -¿Quién era mejor?- Preguntó Roberto con gran intriga. -Gera, ganó 2 veces de 3 encuentros que tuvimos.- Contestó Mike con algo de pena. -Pero no se iba limpio el hijo de su cola, ya le andaba.- Agregó Mike. -Entonces ¿Qué pasó?- Cuestionó Roberto. -Tuve un accidente y me lastime el tobillo seriamente y a partir de esa herida ya no podía correr ni completar los entrenamientos y como podrás ver, eso fue hace muchos kilos.- Explicó Mike refiriéndose al impacto que tuvo ese suceso en su peso.

 

Ya que entraron en confianza. La conversación siguió de una manera más amena y así siguieron con su camino hasta llegar a Tepic.

 

Al mismo tiempo que Roberto se preparaba, todos los demás competidores hacían los mismo, Wilfredo Sánchez se enfrentaría a Roberto Martínez en la primera pelea del torneo estatal de Nayarit.

 

Wilfredo es un joven originario del municipio de Huajicori, su familia no tenía mucho dinero y solía ayudar en la casa llevando un poco de dinero limpiando carros y uno que otro trabajo de construcción espontáneo, aunque ninguno era estable o duradero. Su rutina constaba de levantarse muy temprano a correr, toda la tarde lavaba coches o desempeñaba alguno de sus otros trabajos, por la noche asistía a un pequeño gimnasio de boxeo para practicar.

 

Uno de eso días Wilfredo cumplió su rutina como siempre, pero en esta particular ocasión no consiguió mucho dinero para llevar a casa. Al llegar a su hogar fue a su cuarto y levantó el colchón donde dormía, ahí había estado guardando el dinero que usaría para ir al torneo. Después de contarlo se dio cuenta de que no era suficiente.

 

Al día siguiente Wil se levantó muy temprano para correr y poder empezar a trabajar, pero el día estaba nublado y para cuando acabó de correr comenzó a llover así que nadie quería lavar su carro y no tenía otros trabajos esto obligó que el boxeador fuera temprano a entrenar.

 

Al terminar fue a su hogar con mucho estrés sobre sus hombros, al parecer no le sería posible ir al torneo ya que estaba a unos solos días de su pelea.

 

De repente escuchó a su madre llegar a la casa. Wilfredo bajó y observó que su madre estaba emocionada. -Te tengo una sorpresa.- Dijo la madre de Wilfredo. -¿Qué pasó?- Preguntó. -Fuí a la casa del empeño y me dieron algo de dinero por unas alhajas que tenía ahí guardadas. Para que se vaya a Tepic.- Respondió Susana, la madre del boxeador.

 

Wilfredo no podía creerlo -Hijo, no se deje, pelee con todas sus fuerzas y gane.- Dijo Susana con una sonrisa que llenó a Wilfredo de confianza y lo libró de todas sus preocupaciones. Al día siguiente tomó el dinero que le dio su madre y tomó un autobús hacia la capital.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s

%d bloggers like this: