Las Navajas del Púgil – 02 Martínez vs. Cabañas

Scroll down to content

*** Nota de autor: Hola, pues ya está aquí el capítulo 2 de esta serie, en esta ocasión les traigo una de mis peleas favoritas de la seire, me gustó mucho escribir esté capítulo. No olviden comapartir los capítulos y seguirme en facebook para que no se pierdan el siguiente.

P.D. Chequen este cool fan art de mi amigo Delacroix  

Si quieren pueden ver más de sus dibujos aquí  También pueden mandarme sus fanarts o comentariós a mi página de Facebook.***

 

Martínez vs. Cabañas

La fecha del torneo era increíblemente cercana al debut de Roberto, sin embargo no se podían dar el lujo de descansar. Durante ese periodo, Gera puso a correr como mula a su boxeador, largas distancias para aumentar su resistencia, cortas distancias en poco tiempo para aumentar velocidad, pasos laterales sobre el ring para familiarizarse con el cuadrilátero y mejorar el juego de piernas, ejercicios en el costal y la pera para golpear mejor y más rápido. En poco tiempo Roberto era un púgil más rápido tanto golpeando como moviéndose

 

Se publicaron los combates del torneo, solo había 4 boxeadores profesionales, todos con mínimo una victoria ya que era uno de los requisitos, el primer combate del torneo sería de Julio Cabañas vs. Roberto Martinez.

Julio Cabañas se encontraba en su gimnasio practicando con las manoplas, era un boxeador noble, su carácter no parecía el de un peleador, su familia era de dinero y aún así era bastante humilde. Decidió practicar boxeo para aprender a defenderse de las personas que le molestaban en el colegio, sin embargo al ir a los entrenamientos, hacer ejercicios de sombra, golpear el costal y hacer sparring, le comenzó a tomar cariño al deporte y decidió practicarlo profesionalmente, en su pelea debut ganó fácilmente con su increíble técnica y resistencia, su entrenador suele decir que su resistencia es la de un boxeador de 6 rounds. Sus golpes no son para nada débiles, pudo haber ganado por knockout fácilmente, sin embargo su personalidad poco agresiva provoca a que sus peleas se acaben decidiendo por puntos. En otras palabras es un boxeador que no le gusta lastimar a otros.

Julio llegó a su casa después del entrenamiento y se encontró con su padre, el señor Cabañas. -Hola padre- Dijo Julio juntando valor pues era tímido y su padre quien era un hombre imponente le intimidaba. -¿Qué pasa?, ¿Necesitas dinero?- Preguntó el adinerado padre. -No- Dijo Julio en voz baja y cabizbajo -Entonces, ¿Qué necesitas?-   Volvió a preguntar el padre. – Quisiera que fueras a mi pelea de box – Contestó Julio – ¿Box? ¿Practicas box? ¿tu? Lo siento hijo pero trabajo hasta noche-  El padre de Julio no podía creerlo y reaccionó de manera burlona. -No solo lo practico, ya tuve mi debut como profesional y voy por mi segunda pelea- Contestó un poco molesto -¿Profesional? Mejor ponte a estudiar que para eso pago tanto en colegiaturas. -Julio se retiró y se encerró en su cuarto frustrado y con los ojos húmedos.

 

Julio siempre tuvo una relación complicada con su padre, siempre quiso complacerlo pero por mucho que lo intentara nunca obtuvo algunas palabras de reconocimiento, su padre era distante pues se ocupaba en los negocios de la familia  y los fines de semana descansaba y no quería ser molestado, cuando por fin tenían un momento  para platicar, Julio entraba en pánico y no sabía qué decir, intentó varias formas de llamar la atención de su padre, obtuvo el mejor promedio de su generación y emocionado fue a mostrar sus calificaciones pero su padre no lo felicitó,  le dijo que era su deber. Julio se volvió poco a poco una persona muy insegura, lo comenzaron a molestar en la escuela y no tenía el valor para hacerles frente. Un día llegó a su casa golpeado y su padre lo regañó por no defenderse  así que comenzó a ir al gimnasio e intentó defenderse de lo bravucones pero aunque tenía la fuerza, carecía de confianza , así que inició a practicar y cuando se puso los guantes conoció lo terapéutico que es golpear el costal de arena, le tomó cariño al deporte, entrenó día y noche, hizo sparrings y finalmente debutó logrando ganar sin recibir ningún golpe directo pero aun no le mostraba su progreso a su padre.

Pasaron los días y se llegó la fecha del torneo, las primeras peleas se realizarían en un centro deportivo un poco más grande  que el gimnasio del debut de Roberto, el cual se encontraba en los vestidores con su entrenador preparándose para la pelea.

 

-Cabañas tiene brazos largos y buen juego de piernas así que… – Sermoneaba Gera a su púgil. -Lo sé, lo sé, le reventaré las entrañas antes de que tome distancia. – Interrumpió Roberto con una cara diabólica que mostraba sus ansias por entrar al ring.

 

Por su parte Cabañas y su entrenador manopleaban para calentar. – Martínez es más pequeño, mantenlo a distancia y si busca tus costado lanza tus ganchos.- Dijo el entrenador y al acabar un joven abrió la puerta anunciando la hora de salir a pelear.

 

Cabañas en la esquina azul, Martínez en la roja, el referee al centro -En esta esquina con 57 kilos y una victoria por knockout, Roberto Martínez- varios se emocionan al escuchar el anuncio. -Y en esta otra con 58 kilogramos Julio Cabañas.- Se escuchan los aplausos del público. -Ambos tienen una victoria- dijo alguien del público -Roberto tiene un knockout, tiene más pegada- Agregó la persona a su lado -Pero Cabañas ganó su debut sin recibir un golpe.- Contesta el espectador a su amigo.

-¡A boxear! – Grita el referee. En un instante antes de que Cabañas pudiera subir su guardia, Roberto había salido disparado como bala y llegando a la esquina azul lanzando una lluvia de golpes, Cabañas logró cubrirse antes del primer puñetazo pero aún así Martínez lo tenía acorralado en la esquina. Jab, jab, recto, gancho izquierdo, gancho derecho, uppercut izquierdo, recto, Todos los golpes caían sobre los antebrazos que sostenían la defensa de Cabañas -¿Qué demonios tiene dentro de los guantes? Siento como si me golpearan con un martillo- pensó el boxeador. Martínez soltó un uno-dos pero su contrincante logró disparar un rápido jab como contragolpe entre el golpe uno y el dos alejando a Roberto y pudiendo así salir de la peligrosa esquina.

Julio se movió al centro del ring, Roberto lo siguió pero no podía evitar recibir jabs. Los brazos de Cabañas eran largos y rápidos, mantenían a Roberto a distancia pero este insistió hasta que pudo esquivar algunos golpes sin embargo cuando por fin pudo acercarse Cabañas se alejaba con su juego de piernas mientras seguía lanzando jabs -Eres bueno, pero cuando te atrape- decía Martínez en su mente antes de recibir un jab en el rostro.

Roberto sube su guardia con un rostro enojado tras ella logrando cubrirse de los golpes enemigos y con movimientos lentos y una mirada penetrante lleva a su oponente contra las cuerdas donde de nuevo lanza una tormenta de puñetazos. Jab, jab, recto, gancho izquierdo, upper de derecha, jab, recto pero todos se los cubre Cabañas con su guardia en alto pero Martínez nota esto y dispara un gancho al hígado tan fuerte que dobla al boxeador contrario, quiere acabarlo con un golpe derecho pero su rival reacciona y lanza una contragolpe izquierdo seguido de un poderoso recto que aleja a Roberto. -Nunca había golpeado tan fuerte a alguien- se dijo Julio a sí mismo.

Ambos se mueven al centro del ring, Cabañas lanza sus largos jabs pero Martínez los esquiva todos. -Para esto estuve entrenando mis piernas- Pensó Roberto y luego se lanzó con ímpetu hacia su contendiente cerrando la distancia entre los 2, Martínez lanza un gancho al hígado y un gancho derecho al cuerpo seguido de un uppercut izquierdo, la combinación dejó a Julio Cabañas en la lona y el referee comienza a contar -¡1!,2- Roberto está en la esquina neutral viendo al boxeador caído -3,4- Julio intentaba levantarse -Tus golpes son los más duros que he recibido- pensó -5- la cuenta seguía -Eres fuerte, por eso no me siento humillado, quiero seguir peleando.- Cabañas pensaba mientras veía la pose soberbia de Roberto -6- dijo el referee y luego Julio se levantó. – A pelear- exclamó el árbitro.

 

Martínez se lanzó a acabar el trabajo, ambos intercambiaron combinaciones pero se esquivaban mutuamente, después de unos momentos Cabañas lanzó un gancho izquierdo pero Roberto se agachó y disparó un jab al abdomen, Cabañas lanzó un gancho derecho pero de nuevo Martínez se agacha y lanza un gancho derecho al cuerpo. Cabañas se tambalea pero la baja estatura de su oponente le permite ver a alguien sentado en las gradas, su padre.

Cabañas lanza un jab y un gancho de derecha con todas sus fuerzas, ambos conectan en la cabeza de Martínez, ambos se observan por un momento y luego comienza un intercambio de golpes a toda velocidad. Julio conecta un jab, Roberto se lo devuelve y suena la campana, se acabó el primer round.

Ambos púgiles regresan a sus esquinas con sus respectivos entrenadores. -Diste unos buenos golpes al cuerpo, en el siguiente round estará más lento.- Afirmó Gera mientras Roberto se enjuaga la boca. Mientras que en la otra esquina. -No lo podrás mantener alejado por 4 rounds, tienes que ser más agresivo, acércate y busca contragolpear.- Comentó el entrenador de Julio mientras le untaba vaselina a su boxeador.

 

Suena la campana. -Segundos fuera- Exclamó el árbitro, ambos peleadores se lanzan al centro del ring e intercambian combinaciones ambos saben que la pelea no se decidirá por puntos. Ambos conectan fuertes golpes uno tras otro, Roberto lanza un derechazo pero Julio responde con un contragolpe de derecha, Roberto retrocede y tiene un poco de sangre en los labios. Cabañas presiona con más golpes pero Roberto los esquiva y contesta con jabs en el rostro de su antagonista. Julio tira un gancho izquierdo y Martínez se agacha de nuevo y tira un gancho al hígado seguido de un poderoso uppercut de izquierda y remata con un recto. Cabañas cae e inicia la cuenta.

En la lona el boxeador tiene un recuerdo, Julio llegá a su casa triste con un ojo morado y su padre lo regañaba. -Al menos defiendete, tienes brazos, pareces florecita.- Al recordar esto Julio se enfurece y con todas sus fuerzas se levanta, Roberto se acerca y recibe 2 rápidos jabs de su oponente y un recto pero este último logra ser bloqueado por Roberto, Julio lanza golpes desesperadamente pero no logran penetrar la guardia de Martínez.

Julio sigue golpeando y de repente su espalda siente las cuerdas. -¿Qué demonios?- Julio estaba sorprendido a pesar de su determinación quedó entre la espada y la pared. Cabañas recibe un jab en la boca, se reincorpora y sube su guardia, Roberto se prepara y lanza una serie de golpes devastadores.

-¿De dónde saca tanta energía? No, ya está en las últimas, recibió varios contragolpes y no ha caído, aguantaré el dolor y cuando se quede sin aliento lo mandaré al infierno.- Pensó el púgil escondiéndose tras sus guantes.

Roberto continuaba con los golpes con todo su ímpetu. -cae, cae, cae maldito.- Se decía así mismo el boxeador de la esquina roja. Su ritmo disminuía lentamente. -Pronto, resiste el dolor- Pensaba Julio mientras sus brazos eran molidos por los puños de Roberto cuando de repente la lluvia de golpes para, Martínez respiraba pesadamente por el agotamiento.

Julio Cabañas se prepara para lanzar su golpe pero sus brazos se caen, no tiene fuerza para levantar los guantes. Roberto sonríe diabólicamente. -¿Creías que no pasaría nada después de recibir tantos golpes?- Dijo Roberto Martínez en voz alta y lanzó un uno-dos en la cara de su oponente el cual rebota en las cuerdas y cae boca abajo. La cuenta inicia, intenta levantarse -¿Porqué? ¿Porqué tengo que perder cuando viene a verme?- sonaba esa pregunta en la mente de Julio, entretanto sus ojos se llenaban de lágrimas. Su padre lo veía desde las gradas con una cara seria. Con pocas fuerzas logra ponerse de pie pero la cuenta sigue. -¡8!- Gritó el árbitro pues esperaba a que subiera su guardia. -¡9!- Logra subir sus brazos pero al hacerlo, se desploma y cae de nuevo. El árbitro anuncia la victoria de Roberto Martínez por la vía del knockout.

 

El público baña a los 2 boxeadores en aplausos por el gran espectáculo que dieron, Roberto baja del cuadrilátero, Gera sonríe y ambos se dirigen a sus vestidores. En cuanto al padre de Julio, se levantó y salió de las gradas con un rostro serio.

 

Roberto se quitaba las vendas en su casillero. -Fue una buena pelea.- Dijo Gera, Roberto sonrió. -Así es, la disfrute mucho pero hubiera perdido si no me hubieras puesto a correr tanto.- Agregó el boxeador.

 

Entre tanto en el vestidor de Cabañas, su entrenador intentaba reconfortarlo. -Ese boxeador es muy talentoso, pero estuviste cerca, te mostraste muy agresivo en ese segundo round, esa confianza quiero ver en tus futuras peleas.- Julio quedó cabizbajo y en silencio por un momento. -Si, es muy fuerte, por eso no me siento mal por perder, no importa que tan fuerte lo golpeará el seguía adelante.- Dijo sin levantar la cabeza. -Quiero ser más fuerte y volver a luchar con él.- añadió levantando la cabeza y mostrando una ligera sonrisa.

La puerta del vestidor suena y alguien abre, el padre de Julio. El entrenador voltea a ver a su boxeador. -Los dejaré a solas un momento.- dijo antes de salir del vestidor. Julio vuelve a agachar la cabeza. El señor Cabañas se acerca. -Ese Roberto es muy fuerte, un knockout en el segundo asalto que impresión.- Dijo a su hijo mientras este tenía una cara de frustración. -Sin embargo, diste una buena pelea, peleaste como los hombres, espero ver la revancha.- Sumó el señor Cabañas, Julio lo volteo a ver y le dijo -Lo haré-.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

w

Connecting to %s

%d bloggers like this: